Esperando la primera regla

A través de una de las charlas virtuales de "Menstruita" tuve la oportunidad de escuchar por primera vez a Anna Salvia. Me encantó toda la charla, tanto que la segunda vez la escuché con mis dos hijas (6 y 10 años) y tuve la necesidad de compartirlo con todas vosotras por Instagram. Pero vayamos por partes ...

Anna es psicóloga especialista en educación y salud sexual. Ahora junto con Cristina que es ilustradora han hecho un libro increíble, "La regla mola si sabes como funciona". Ambas hacen un trabajo fantástico de divulgación sobre contenido de educación menstrual y sexual, es decir, su objetivo es ayudar a las personas a mejorar su conocimiento en torno al funcionamiento del cuerpo de la mujer. Juntas han dado a luz este libro titulado "La regla mola", el cual debería ser prácticamente de lectura obligatoria.

     

En este post me gustaría compartir y reflexionar con vosotras algunas cuestiones relacionadas con la menstruación que aprendí escuchando una de las charlas de Anna.

Sabías que la primera regla se llama menarquia? Yo no tenía ni idea, Anna en el libro te lo explica.

Vosotras,¿recordáis cómo fue vuestra primera regla? Yo recuerdo ese momento con una cierta atmósfera trágica y un cóctel emocional donde el nerviosismo y la vergüenza se hacían muy presentes; estoy convencida de que muchas de vosotras compartirá conmigo el recuerdo de haber vivido la experiencia de una forma similar. Esto no es casualidad: el entorno sociocultural en el que nacemos y nos desarrollamos influye en la manera en la que experimentamos las vivencias propias y en nuestra cultura la regla es un tabú. Sangrar es un estigma que provoca rechazo.

Anna en varias entrevistas y vídeos nos recuerda que existen infinidad de eufemismos que se utilizan para evitar nombrar la regla, como decir "estar en aquellos días" o "tener el periodo". En los anuncios de compresas utilizan un líquido de color azul en sustitución de la sangre. Desde que tenemos la primera regla aprendemos a esconder las compresas o los tampones en público. Aprendemos a no hablar de ello. Aprendemos a vivir la regla con discreción. En consecuencia, tener la regla se convierte para muchas de nosotras en una experiencia negativa, limitante, inútil ... y sucia.

Uno de los datos que más me impactó de la charla de Anna fue: si juntáramos todos los días de regla de nuestra vida veríamos que nos pasamos aproximadamente 8 años sangrando. Se dice rápido, ¡pero es mucho tiempo! Demasiado tiempo para experimentarla de una manera tan negativa, ¿no creéis?

Ella nos propone empezar a modificar la forma en que hemos aprendido a vivir la regla. Hay que trabajar para normalizar, desestigmatizar y positivizar la regla. Esto repercutirá de manera directa en nosotras, aumentando nuestro bienestar, nuestra salud y nuestra energía. Para ello, el conocimiento es imprescindible.

Hay que profundizar en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Hace unos meses escribí un post sobre hablar de sexo con nuestros hijos, os dejo el enlace aquí.

    

Hay que profundizar en el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Hay que saber que tener la regla es un ciclo hormonal que tiene una influencia importante en nosotras.

Hay que darse cuenta de que el ciclo tiene cuatro fases que no sólo provocan estadios físicos sino también emocionales, de modo que si aprendemos a saber en qué momento del ciclo nos encontramos podremos usarlo a nuestro favor.

En las fases 1 y 2, preovulatoria y ovulatoria, nuestra mente está en unos días en los que le resulta mucho más fácil concentrarse y ser creativa. Yo, personalmente, durante estos días me siento capaz de crear muchas cosas. Esto, sin duda, me ayuda muchísimo cuando tengo que diseñar algo.

Todo esto es una introducción para explicar que Anna nos propone alcanzar este objetivo y cambiar la mirada del ciclo menstrual desde el inicio, cuando eres una niña. Ella nos propone preparar la caja de la primera regla y estrenarla el primer día de la regla, haciendo una fiestecita.

    

La caja la prepararemos con y para nuestras hijas con cositas útiles. Ella también nos aconseja dos opciones; hacerla conjuntamente madre e hija o prepararla vosotras y hacerle una sorpresa.

Algunas de las ideas que ella propuso son:

- Una vela aromática para encender el primer día.

- Un neceser para llevar a la escuela todo lo necesario.

- Compresas, salvaslips de tela, braguitas menstruales, tampones y / o una copa menstrual. La idea es que vean y toquen el material. Hay un montón de webs donde comprar este material o seguro que en vuestro pueblo o barrio, hay alguna tienda que lo venden.

    

    

El libro “La regla mola, si sabes como funciona”

No es necesario que sea específicamente este libro, pero es lo que yo os puedo recomendar porque lo conozco. Es un libro muy didáctico, con unas ilustraciones geniales y pensado para niñas y niños a partir de 8 o 9 años porque lo pueden leer sin ayuda.

Explica muchas cosas esenciales: la importancia de la primera regla; los órganos sexuales; el funcionamiento del ciclo menstrual y cómo éste nos transforma; información básica del sangrado -duración, cantidad, color, olor, textura o como diferenciarlo de un sangrado que no es la regla-; consejos para vivir la regla con positividad; opciones para no mancharse; la fertilidad o los cambios que experimenta el cuerpo mucho antes de tener la primera regla. A nosotras nos encanta.

     

La gracia y la magia de la caja reside en que es totalmente personal. Cada una puede poner lo que quiera.

Nosotras, por ejemplo, con mi hija hemos añadido:

- Una notita donde ella ha escrito qué comeremos ese día. Para los cumpleaños en casa tenemos una tradición. El cumpleañero o cumpleañera escoge la comida y la cena. 

Lo más importante de esta caja es el mensaje que esconde: conocimiento para saber lo que vendrá y la tranquilidad de saber que lo podrán vivir acompañadas.

Para daros más ideas he hecho una recopilación de todas vuestras propuestas y he creado una lista de posibles cositas para poner:

- Cojín de semillas. Hemos encargado unas a la Asociación del Cáncer de Roses, es un producto benéfico.

     

- Calendario de ciclicidad o diagrama lunar. Yo hace poco que he descubierto el tema de ciclicidad. En el libro La regla mola tienes uno.

- Chocolate o cositas dulces al gusto de cada una.

- Una de vosotras propuso a su hija hacer un autorretrato de ella ahora y otro de ella haciéndose mayor.

- Una carta de ella para la ella del futuro.

- Alguna pieza de bisutería/joyería especial diseñada para la ocasión. Yo os aconsejo estas 4 diseñadoras que me encantan a quién podéis pedir joyas personalizadas o comprar alguna directamente en su tienda online. Hacen todas joyas preciosas. Por orden de imagen  Marta OmsFlorencia HerreraClaudia llop Susanna Jordà Tenéis los links en las fotos!

    

     

La joya podría ser de cuarzo rosa, ya que equilibra el ciclo menstrual o de piedra luna que también dicen que afecta positivamente a las mujeres.

Como he dicho, esto sólo son ideas sacadas de lo que nos propone Anna y todas vosotras en los diferentes posts de Instagram.

Y recordad que cada una puede poner y sacar lo que quiera. Podéis aprovechar cosas que tenéis en casa, salir a comprar alguna tienda del barrio o pasearos por nuestra tienda online. Lo más importante es preparar la caja con ellas y para ellas. Yo soy feliz pensando que con este post alguna de vosotras se animará y preparará la caja con su hija.

Ah y una cosita más, si se os ocurre alguna cosita más para poner, decídmelo que seguro que entre todas hacemos unas cajas increíbles para que nuestras hijas esperen este momento de una manera positiva.

Deseo que os haya gustado el post. Ah! y recordad etiquetarnos @sabotigueta y @annasalviaribera si colgáis alguna foto, nos hace muy feliz poder compartir con todas vosotras vuestras opiniones!

Un abrazo,

Esther

Comments (0)

No comments at this moment