Tarde o temprano llega el momento en que los niños se preguntan sobre la muerte. Ya sea porque lo han visto en una película, oído en algún cuento o escuchado en alguna conversación de su entorno, llega el día en que, con su inocencia y naturalidad habituales, nos hacen la pregunta. Otras veces, vivimos una pérdida en la familia y nos vemos obligados a gestionar el trance y acompañarlos en el proceso de duelo. No es fácil hablar de la muerte y aún más complicado es aceptarla. Por ello, si padres y madres no tenemos preparada una respuesta sencilla y convincente, los cuentos pueden ser unos grandes aliados en un momento tan importante. Con la intención de echaros una mano, hemos preparado una lista con seis cuentos, todos ellos ampliamente reconocidos, dirigidos a niños y niñas de diferentes edades. Todos tratan el tema de la pérdida de un ser querido y lo hacen de maneras muy diversas, pero siempre con mucha delicadeza. Son los siguientes:

     

Siempre te querré, pequeñín, de Debi Gliori, editado por Timun Mas, no es específicamente un cuento sobre la pérdida de un ser querido, sino una historia sobre el amor infinito de una madre hacia su hijo. Está incluido en esta lista porque, al final del libro, el protagonista se plantea si los padres y madres estaremos siempre. La historia es la siguiente. El pequeño zorro Colin tiene una rabieta de aquellas que hacen historia: chilla, llora, patalea ... Una vez pasado el disgusto, está convencido de que nadie le amará. Pero su madre le cuenta que pase lo que pase y haga lo que haga, ella siempre, siempre le querrá. Sorprendido por la respuesta de su madre, Colin le plantea diferentes situaciones en las que cree que podría dejar de quererle: ¿qué pasaría si se convirtiera en un cocodrilo peligroso? ¿Le amaría si fuera un gusano asqueroso? La madre siempre le responde que ella le querrá bajo cualquier circunstancia. "Y cuando ya no estés, ¿aun me amarás?”, le pide finalmente. Qué pregunta, ¿verdad? ¿Os imagináis la respuesta de la madre? Las últimas páginas del libro son pura emoción. No perdáis la oportunidad de leer con vuestras hijas e hijos este precioso y emotivo cuento sobre el amor incondicional.

     

El segundo libro que os proponemos es La isla del abuelo, de Benji Davies, que edita Andana Ediciones. Este cuento trata de manera muy sutil la pérdida de un abuelo. Un día, el abuelo de Simón le muestra una puerta secreta que hay en el desván de su casa. Cuando la atraviesan, se encuentran en la cubierta de un espectacular y enorme barco trasatlántico, a bordo del cual comenzarán un viaje hacia una preciosa isla, llena de pájaros de colores, aguas cristalinas y una vegetación exuberante. Un lugar paradisíaco donde Simón y el abuelo se lo pasan en grande bañándose entre cascadas y admirando el paisaje. Incluso, encuentran una espléndida cabaña donde instalarse. Pero se trata de un viaje simbólico, ya que de esta isla el abuelo no volverá. Él mismo se lo cuenta a Simón en un momento muy tierno de la historia. El regreso a casa del niño es triste y solitario. Simón debe afrontar un largo viaje en medio de la tormenta. Finalmente, consigue superar la adversidad y llegar a casa. Una bonita metáfora de la tristeza que siente el niño al tener que afrontar el adiós del abuelo. Las ilustraciones que acompañan la historia son preciosas. Están llenas de detalles y de colores alegres y vivos que contrastan con lo que vamos leyendo. Las páginas donde aparece la isla son espectaculares y consiguen alejarnos de la idea triste y oscura con la que relacionamos la muerte. Nos parece una opción muy acertada, tratándose de un libro para niños pequeños. Este cuento es como un día espléndido y soleado, de aquellos que nos ayudan a ver los momentos difíciles desde otro punto de vista.

    

Subimos un escalón más en la escala de la intensidad de los cuentos sobre el duelo y la pérdida con El árbol de los recuerdos, de Britta Teckentrup, editado por Nube Ocho Ediciones. En este caso, los protagonistas son los animales del bosque. El cuento comienza así: " Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. (…) Miró a su alrededor, observó su querido bosque por última vez y se tumbó. Zorro respiró profundamente y cerró los ojos para siempre". Los animales del bosque, entristecidos por la muerte de su amigo, deciden compartir unos con otros los momentos más felices que han vivido junto a él a lo largo de los años. Todos tienen un gran recuerdo y explicarlo les hace sentir mejor. Enseguida se dan cuenta de que en el lugar donde se durmió Zorro ha nacido una planta. Una planta que va creciendo a medida que los animales le van recordando. Crecerá muchísimo, hasta convertirse en un árbol enorme y frondoso, el más alto y hermoso del bosque. Un árbol hecho de recuerdos y afecto, que dará cobijo a los animales que un día compartieron la vida con Zorro. Un libro que trata la pérdida de manera serena y natural, donde la metáfora del árbol y la idea de que los que nos han dejado siguen vivos en nuestros recuerdos aporta consuelo a aquellos que lo leen. Las ilustraciones, delicadas y de gran belleza, transmiten calma y serenidad.

     

La historia siguiente es La Abuela Durmiente, de Roberto Parmeggiani y Joao Vaz de Carvalho. En este caso, dejamos atrás las metáforas de la isla y el árbol y los animales como protagonistas y nos enfrentamos a una historia más realista que trata un tema muy duro, como es la enfermedad del Alzheimer. Nos cuenta la relación de un niño con su abuela. Una abuela fantástica que hace pizza para merendar y unos abrazos que funden el hielo. Un día, la abuela empieza a hacer cosas extrañas, como arrancar las flores del jardín para hacer una sopa. Poco después, el niño encuentra la abuela dormida en su cama y su madre le explica que seguramente ya no se despertará. Él se imagina que la abuela debe estar soñando con lo que más le gusta, como el mar o la limonada. Incluso, piensa que se ha convertido en la bella durmiente y que sólo está esperando el príncipe que la despierte. Un día, cuando entra en la habitación, la abuela ya no está. Finalmente, ha llegado el príncipe, la ha despertado y se han ido los dos juntos. Como veis, se trata de una historia dura y profunda, pero que los autores consiguen tratar con mucha sensibilidad y dulzura. Una historia para acompañar a niñas y niños mayores, capaces de afrontar la pérdida desde un punto de vista más realista.

     

El corazón y la botella, de Oliver Jeffers, editado por Andana Ediciones. De todos los de la lista este es, sin lugar a dudas, mi preferido. Admiro profundamente la capacidad del autor para hablar de un tema tan complejo como la muerte de un ser querido con tanta belleza y emotividad. En este caso, el libro nos cuenta la historia de una niña que siete una gran curiosidad por el mundo que le rodea. ¿De dónde salen las flores? ¿Qué son las estrellas? ¿Cómo funciona el cuerpo humano? Si nos fijamos en las ilustraciones, vemos que siempre hay la misma persona acompañando a la entusiasta protagonista, su abuelo. Pero, un día, la niña encuentra el sillón del abuelo vacío. El abuelo ya no está. La imagen de la niña frente al sillón en la penumbra es muy dura. Esta pérdida entristece a la niña de tal manera que decide poner su corazón en una botella y colgársela alrededor del cuello. De esta manera, evitará volver a sufrir. Pero lo que la niña no se imagina es que su corazón también dejará de emocionarse y de sentir. El tiempo pasa, la niña se hace mayor y la botella cada día pesa más. Pero, como mínimo, su corazón no está en peligro, piensa ella. Un buen día, un encuentro inesperado hace que recuerde como era antes de la gran pérdida y decide poner fin a su pena para volver a ser quien era. Pero sacar el corazón de la botella no será nada fácil, ha pasado demasiado tiempo. Afortunadamente, encontrará la manera de superar la muerte de su abuelo, para volver a disfrutar y emocionarse con todas aquellas cosas que un día le habían hecho sentir viva. Toda una lección de vida explicada de forma muy poética. Una historia conmovedora, llena de metáforas, sobre las diferentes fases del duelo que se atraviesan cuando se pierde un ser querido. Y con un final precioso sobre la importancia de buscar la fuerza para seguir adelante.

     

El pato, la muerte y el tulipán (también lo podéis encontrar con el título El pato y la muerte), de Wolf Erlbruch, editado por Barbara Fiore. Esta última propuesta no es exactamente para niños. Es lo que se llama un libro sin edad, del que cada lector puede sacar sus propias interpretaciones. Incluso los niños y niñas en función de su madurez. Pero seguro que los adolescentes y, sobre todo, los adultos lo sabremos apreciar en toda su profundidad. Se trata de un álbum ilustrado diferente a todos los otros libros de esta lista. Una propuesta original y peculiar que aborda la muerte de una forma muy directa, pero también elegante e ingeniosa. La historia es la siguiente: Hace tiempo que el pato nota algo raro. Un día, se da cuenta de que un extraño personaje le sigue a todas partes. Sin decir nada. Sin hacer ruido. Cuando el pato le pregunta quién es y qué quiere, le contesta que es la muerte. Pero que sólo le sigue "por si acaso”,  porque nunca se sabe lo que puede pasar. Sorprendentemente, los dos personajes se hacen amigos. El pato invita la muerte a bañarse en su charca y, cuando ésta coge frío, él le da calor. Pasan las semanas y los dos personajes se pasan el día charlando sobre la vida ... y la muerte. Ella responde enigmática a las cuestiones que el pato le plantea sobre el cielo y el infierno. Un día, el pato se siente cansado y ya no tiene ganas de hablar. También siente mucho frío, así que la muerte le reconforta, tal como él le enseñó. Finalmente, el pato muere y su amiga le despide regalándole un tulipán y acompañándole hasta el río, donde descansará para siempre. Con una apariencia de lo más sencilla y unas ilustraciones elegantes, El pato, la muerte y el tulipán trata temas existenciales a través de las dudas que se plantea el protagonista, que nos representa a todos. Según la editorial Barbara Fiore, ha sido calificado como el libro sobre la muerte más bonito que se ha editado nunca. Una profunda reflexión sobre la vida y la inevitable presencia de la muerte.

Esta es nuestra selección, pero hay otros libros que también os pueden interesar:

El hilo invisible, de Miriam Tirado.

El ángel del abuelo, de Jutta Bauer.

Más allá del gran río, de Armin Beuscher.

¡No es fácil, pequeña ardilla!, de Elisa Ramón.

Nana vieja, de Margaret Wild

Julia tiene una estrela, de Eduard José.

Gracias, Tejón, de Susan Varley.

     

     

Espero que os haya gustado y que pueda ayudaros si necesitáis hablar del tema con los más pequeños.

Muchos de estos libros los podéis encontrar en las bibliotecas o pedir a vuestra librería de confianza, nosotras en Sabotigueta solo tenemos T'estimaré sempre y El fil invisible, los dos en catalán.

Escrito por Èlia Fontes Brunet.

Master en Biblioteca escolar y Promoción Lectora.

Comments (0)

No comments at this moment